Alcaldes como el de Neiva, Cartagena  y la misma Bogotá, aseguraron que mantienen los toques de queda a pesar de que sorpresivamente el presidente de la república Ivan Duque Marquez echara abajo todas las medidas de mandatarios locales, para asumir el control total de la pandemia en Colombia, incluso ofreció el aeropuerto El Dorado para que los demás países pudieran hacer conexión en la capital a otras regiones del mundo, lo que fue considerado como abrir la puerta del virus al mundo.

Las reacciones no se hicieron esperar, en ciudades como Neiva se hicieron cacerolazos desde los edificios, en otras ciudades a través de videos los ciudadanos tildaron de ¨torpe¨la decisión del mandatario colombiano, incluso mencionaron los intereses de la familia presidencial en reactivar los vuelos de aerolíneas como Avianca, considerando intereses personales por encima de bien común de los ciudadanos al exponerlos la pandemia.

Los alcaldes y gobernadores han actuado autónomamente, pero ahora todo tendrá que ser consultado y aprobado por la ministra Arango. “El tema del Covid-19 queda en cabeza del presidente porque aquí no podemos actuar por pedazos sino coordinadamente. Ellos llamarán a Presidencia sobre las medidas que quieran tomar”, aseguró la ministra.

Con este decreto en teoría se caerían todas aquellas directrices anunciadas por alcaldes y gobernadores, que no hayan sido concertadas con el gobierno nacional.
publicidad