El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, anunció "la postergación de las clases presenciales hasta el mes de diciembre" en todos los niveles educativos, que estaban suspendidas desde el 10 de marzo como prevención a una expansión del COVID-19, que ha dejado 9 muertes en el país.

"Es una decisión sin precedentes, vamos a poner lo mejor de nosotros y pido la colaboración de las madres, de los padres, del sector educativo. Se va a construir una capacidad diferente utilizando la tecnología", expresó el mandatario en un mensaje y tras analizar con los Ministerios de Educación y Salud la evolución de la pandemia de coronavirus en la nación guaraní.

Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado, también advirtió de que "va a ser un año difícil" y volvió a manifestar su apoyo y respaldo al ministro de Educación y Ciencias, Eduardo Petta, uno de los más cuestionados de su Gabinete.

Publicidad