La iniciativa fue de un grupo de ingenieros electromecánicos de la empresa DRUCK de Duitama, quienes, desde hace cuatro meses, trabajan en innovación, desarrollo, investigación, diseño y fabricación de maquinaria y equipos.
Según el representante legal de la empresa, Miguel Castillo, ante la emergencia que afronta el país por el COVID-19, ellos decidieron poner su granito de arena para la mitigación del virus, con la elaboración de esta cabina, que sirve para desinfectar a las personas que entran a los centros hospitalarios y, con el tiempo, esperan mejorarlas.
“La cabina de desinfección automática tiene a la entrada una estación de temperatura que permitirá identificar la fiebre, como uno de los síntomas del COVID-19, un contador de personas y gel antibacterial, para que la persona se lo aplique en las manos, y luego de esto, ingrese a la cabina para iniciar su proceso de desinfección, el cual dura de 6 a 10 segundos, aproximadamente”, indicó Castillo.
Por su parte, el ingeniero Cristhian Castro, señaló que la cabina funciona con un equipo pequeño que genera la concentración de ozono que, combinado con el aire, es impulsado por la tubería para llegar a los aspersores y ozonizar toda la cabina.
“El ozono es mucho más potente que el cloro y que el alcohol, para desinfección, la ventaja es que el equipo toma el aire y lo convierte en ozono y después la descomposición del ozono se convierte en oxígeno”, aseguró Castro.
La estructura de la cabina es en acero y con paredes en policarbonato, para que tenga alta duración, además es de fácil armado para su traslado al lugar que se requiera.
El secretario de Salud, Jairo Mauricio Santoyo Gutiérrez, destacó la participación de la industria y tecnología boyacense, para esta clase de iniciativas que favorecen la salud y ayudan a mitigar la emergencia que produce el coronavirus.
“La cabina consta de elementos avanzados para la desinfección, la cabina cuenta con un sistema de aspersión de ozono y unidades para la aplicación de alcohol glicerinado, para un completo protocolo de desinfección de quienes pasan por allí, logrando exterminar microorganismos, en la ropa y el cuerpo”, explicó el titular de la cartera de Salud en Boyacá.
Santoyo indicó, además, que cuando se sale de la cabina, el ozono impregnado dura de 20 a 30 minutos, porque tiene un alto espectro de virus que puede eliminar.


publicidad