Los peces mueren por toneladas en el rio Teles Pires, que recorre el estado brasileño de Mato Grosso, contaminado por mercurio de las extracciones ilegales. Las poblaciones indígenas ven sus lugares sagrados destruidos por una planta eléctrica

El 16 de marzo aparecieron flotando en las aguas amazónicas del río Teles Pires, que recorre el estado brasileño de Mato Grosso, seis toneladas de peces muertos y ninguna institución se ocupó de retirar los cadáveres de los animales que comenzaban a descomponerse bajo el sol.



El río Teles Pires juega un papel clave en el sistema fluvial amazónico, No obstante, está perdiendo su forma vital original y se está transformando en un gran lago. A día de hoy es el río con mayor número de grandes emprendimientos hidroeléctricos consecutivos.

Varias comunidades indígenas sufren los efectos de las aguas muertas, dependen del río para cocinar, beber, lavar e incluso para realizar los rituales que mantienen viva su cosmología.


“Lo más horrible es ver cómo están contaminando el río y no poder hacer nada”, declara Kurap integrante de una comunidad indígena de la zona. Existen canteros ilegales de extracción mineral ilegal identificados en varios puntos del curso del Teles Pires, principalmente en las inmediaciones de la tierra indígena kayabi. El agua turbia circula cargada con los residuos de mercurio y otros productos químicos utilizados en la extracción de oro que atrae a buscadores clandestinos desde la década de los setenta.

“Las comunidades ribereñas están expuestas al mercurio debido a que su dieta se compone de pescado”, relata el estudio de la institución de Salud Pública Sergio Arouca, publicado en la revista científica Ciencia y Salud colectiva.

 Tras la investigación publicada en 2018, los expertos constataron que el mercurio se encontraba inclusive en los cabellos de varias poblaciones rurales e indígenas que viven en las proximidades del río.



Tomado de El País.

publicidad