La historia de un palestino que escaló la pared de un hospital, solo para despedirse de su madre antes de que ella muriera de COVID-19, le está dando la vuelta al mundo a través de las redes sociales.

Unas de las conmovedoras fotos de este hombre fue compartida por Mohamad Safa, representante de las Naciones Unidas, que rápidamente se hizo viral en Twitter.

«El hijo de una mujer palestina infectada con COVID-19 subió a su habitación del hospital para sentarse y ver a su madre todas las noches hasta que falleció», escribió Safa en el tuit.

El nombre del hijo es Jihad Al-Suwaiti, de la ciudad palestina de Beit Awwa en Cisjordania, quien según informes locales subió a las ventanas de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Estatal de Hebrón para poder ver a su madre, en tratamiento por el virus.

De acuerdo a la prensa, la mujer, de 73 años, llamada Rasmi Suwaiti murió el pasado 16 de julio, poco después de que su hijo de 30 años escalara la pared para verla por última vez.

La señora sufría de leucemia cuando fue infectada por el nuevo coronavirus, que la tuvo cinco días en cuidados intensivos.

«»Me senté impotente, observándola detrás de la ventana», dijo Jihad a medios como Arabic Post, afirmando que trepó porque las reglas del hospital le impedían entrar en la habitación.

Medios locales lograron compartir otras fotografías de las maromas que tuvo que hacer este hombre para despedirse de su progenitora.

Por supuesto, Jihad ha recibido miles de mensajes de condolencia en varias partes del mundo, en los que destacan su valiente acto de amor hacia su madre en sus últimos instantes.




publicidad