Una señora de 68 años se ha convertido en el terror de los pederastas en Kazajistán, donde es la encargada de castrar químicamente a las personas que son condenadas por violar a niños.

Su nombre es Zoya Manaenko, una enfermera quien dice que los abusadores de niños merecen ‘aprender su lección’ y cree que el castigo es equivalente a este tipo de crímenes atroces.

«Creo que esta es la decisión correcta: estas personas deben ser detenidas de alguna manera», afirmó la mujer que trabaja en la cárcel de Ust-Kamenogorsk en Kazajstán, al periódico Daily Star.

Vale la pena recordar que, hace poco, Kazajstán endureció sus leyes para usar inyecciones rutinarias en las nalgas que reducen la libido de por vida para los encarcelados por violar o abusar sexualmente de niños.

Para ello, el gobierno compró existencias de un antiandrógeno esteroideo desarrollado para combatir el cáncer y lo utiliza para la castración química de los pedófilos.

Asimismo, las órdenes judiciales de castración química se realizan sobre la base de un diagnóstico psiquiátrico de pedofilia, descrito como un «trastorno del deseo sexual».

«Cometen crímenes terribles contra los niños. Por lo tanto, es correcto que la ley lo permita», agregó Manaenko al mismo medio.

Un trabajo sin remordimientos
La enfermera, quien también es madre, asegura que no tiene reparos en su trabajo ni «hay emociones» de su parte. «Estas son mis obligaciones profesionales».

Sobre la aplicación de la castración química, Manaenko dice que es una inyección intramuscular aceitosa en el glúteo, que se suministra «lentamente» y que se repite cada 12 días.

«El mundo debería aprender», dijo la especialista sobre la política que adoptó su país para detener a los pedófilos y reducir sus acciones contra menores de edad.

«Los delincuentes potenciales necesitan saber (…) deben tener en cuenta y recordar en su cabeza que existe tal castigo por este crimen, que no solo serán encarcelados, sino que perderán su fuerza masculina», expresó.

Algunos de sus casos

El primer atacante sexual que castró fue un ciudadano de 35 años, quien fue detenido en 2018 cuando lo encontraron medio desnudo con una niña de ocho años que había arrastrado a un lugar desierto en la región del este de Kazajistán.

¡Muy fácil! Así puedes encontrar a tu 'gemelo' en cualquier parte del mundo
En enero, un hombre identificado solo como Valiev, de 38 años, fue sentenciado a castración y a 25 años de prisión después de violar a una niña de 12 años en el baño de una escuela.

Hace unos meses, Zhaksylyk Baydildaev, de 37 años, fue condenado por cometer repetidos «actos sexuales violentos» contra una niña de nueve años, antes de asesinarla con golpes en la cabeza.

Ante estos hechos, la enfermera Zoya Manaenko opinó que espera «que la castración sea una lección para ellos» y, cuando sean liberados, «caminen a una milla de distancia de cualquier niño».
Fuente: Noticias canal 1



publicidad