Ya no quedan dudas de que el uso de la mascarilla es la medida más efectiva para combatir el coronavirus, y cada vez hay más evidencias de ello. Hasta tal punto llega el convencimiento de que expertos como Robert Redfield, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos, cree que su uso masivo puede controlar la pandemia.

"Si todo el mundo se pusiera mascarilla, la pandemia podría estar bajo control entre cuatro y ocho semanas", dijo Redfield en unas declaraciones recogidas por el Journal of  the American Medical Association.

Estas palabras se basan en un estudio del hospital Mass General Brigham de Massachusetts, que comprobó la eficacia de las mascarillas usadas por sanitarios para evitar la propagación del coronavirus.

No obstante, las declaraciones del director  chocan con la persistente postura adoptada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que se ha mostrado escéptico con el uso de mascarilla y él mismo evita por todos los medios dejarse ver con ella puesta.



publicidad