Líder de Puebloviejo dice que es algo histórico al ser la primera vez que la comunidad no saquea un vehículo accidentado.

La realidad de la pobreza en Tasajera, perteneciente a Puebloviejo, es tan latente, que sus habitantes aprovechaban cualquier accidente para, en medio de una multitud, saquear las provisiones de los vehículos chocados, con tal de llevar algo de valor a sus casas que les permitiera seguir sobreviviendo.

Pero la dura tragedia de Tasajera ocurrida el pasado 6 de julio -y que aún sigue dejando una estela de muerte que llega a los 45 fallecidos- se convirtió en una lección aprendida para esta población.

La prueba para demostrarlo ocurrió a las 12:10 de la madrugada de este jueves, cuando un vehículo Chevrolet de placas FXY 363, perteneciente a los almacenes de mediana superficie D1, se chocó de frente contra un poste y se salió de la vía en el sector de Adonay, sobre la Troncal del Caribe, a 4 kilómetros de donde ocurrió la tragedia.

El conductor -según informó el comandante de la Policía de Santa Marta a Seguimiento.co- sufrió “un microsueño y perdió el control del vehículo, golpeándose la cabeza”.

Con el estruendo del accidente -que despertó a gran parte de la población, que quedó sin energía- una multitud se dirigió hacia el lugar. Pero esta vez fue distinto. “La lección fue aprendida”, según dijo Fred Jiménez, líder del corregimiento, que transmitió en vivo lo que vivió.

En declaraciones a este medio digital y visiblemente feliz por el comportamiento de sus coterráneos, Fred dijo que lo que vio fue “algo histórico. Todos los pobladores auxiliaron al muchacho. El señor se veía muy grave, los pobladores cogieron al conductor, lo auxiliaron y se llevaron al muchacho”.



El conductor fue trasladado a la clínica Inmaculada, en Ciénaga, donde -según el reporte de la Policía- tuvo “una herida leve a la altura de la frente, sin revestir gravedad”.

La carga del vehículo no fue violentada, no fue saqueada. Las autoridades presentes en el lugar (Policía, Bomberos, paramédicos) estallaron en un aplauso cuando la situación fue controlada. La población se contagió de la emoción y también aplaudió, según relata el joven líder que, aunque no termina de sufrir la tragedia del 6 de julio, siente que, por lo menos, esta sirvió para que la población sea más consciente del riesgo al que se enfrenta.

“La gente, la policía, los bomberos, todos aplaudieron, es la primera vez que en Tasajera no se saquea un carro. La gente ha cogido escarmiento y está respetando las normas para que no se repita un hecho como el del 6 de julio”, puntualizó.

Info . Zona Cero Barranquilla



publicidad