Las manos de 260 mujeres y hombres, entre los que se encuentran excombatientes y habitantes de la zona del macizo colombiano en Huila, trabajaron en la construcción del nuevo sendero ancestral que une a ese departamento con Cauca.

Los trabajos realizados de manera mancomunada demuestran el importante paso hacía reconciliación que se vive en esa zona del sur del país.

Así lo asegura Agustín Valderrama, uno de los 11 excombatientes que participó en los trabajos de adecuación del sendero, que conduce a la laguna del Magdalena, considerada una maravilla ecológica que une a los departamentos de Huila y Cauca. 



“Nos juntamos varios excombatientes y víctimas del conflicto y después de un gran trabajo en equipo recuperamos este camino que no solo mejora la movilidad sino que además recupera nuestra cultura histórica, porque por aquí paso Sebastián de Belalcázar, el conquistador de Popayán”, dijo Valderrama.

“Hoy trabajo en mi proyecto de vida en la legalidad, con liderazgo y sentido de pertenencia hacia la región con la culminación de este proyecto estamos logrando fortalecer el turismo en San Agustín, porque este lugar se estaba usando para la guerra y mire", aseguró el exguerrillero de las Frac.

Aquí se hizo la limpieza del camino ancestral que lleva a la laguna del Magdalena, “la principal estrella fluvial colombiana donde nacen los ríos Magdalena y Cauca”, dijo uno de los habitantes que también participo en el proceso.

Durante varios días más de 200 personas partieron desde San Agustín, hasta los límites con el departamento del Cauca, con morrales y sosteniendo las herramientas que les permitieron trabajar en la recuperación del sendero que rinde tributo a la historia como un principal corredor de conquistadores.

Con el trabajo articulado se logró la apertura de un camino ecológico completamente obstruido, para ello se contó con el apoyo de la Alcaldía Municipal de San Agustín Huila, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) y la voluntad de los habitantes de la zona, conformada por excombatientes de las Farc y comunidades de municipios cercanos.

Edinson Palechor, líder de la vereda San Antonio y conocedor del territorio, dijo que: "Hemos estado con personas de más de 10 veredas del sector, haciendo mantenimiento de este camino prehispánico y ahora después del proceso de paz , podrá ser transitado por nuestros campesinos y turistas".

La recuperación del sendero favorecerá a los campesinos de la zona que lo transitan para llevar víveres a sus hogares, además permitirá recuperar un patrimonio ecológico y arqueológico en el suroccidente colombiano.

Se espera que, una vez finalizado el aislamiento obligatorio preventivo, se fortalezca como una zona turística.

Por YAMILETH DIAZ PEÑA
@Yamilethdiazp



Publicidad