El Gobierno Nacional expidió el pasado 25 de agosto de 2.020 el Decreto No. 1168, por el cual se imparten instrucciones en virtud de la emergencia sanitaria generada por la pandemia del Coronavirus COVID - 19 y el mantenimiento del orden público, y se decreta el aislamiento selectivo con distanciamiento individual responsable.

 

En tal sentido, el mencionado decreto busca generar mayor conciencia ciudadana, mediante la aplicación del concepto del distanciamiento individual responsable”, indicando que todas las actividades así como todos los ciudadanos en su comportamiento en el espacio público, deben cumplir con los protocolos de bioseguridad definidos por el Ministerio de Salud.

También consagró tan sólo tres actividades que no podrán retomarse a partir del 1 de septiembre, son ellas:

 

1. Eventos de carácter público o privado que impliquen aglomeración de personas, de conformidad con las disposiciones y protocolos que expida el Ministerio de Salud.

 

2. Los bares, discotecas y lugares de baile.

 

3. El consumo de bebidas embriagantes en espacios públicos y establecimientos de comercio. No queda prohibido el expendio de bebidas embriagantes.

 

Dejando abierta la posibilidad de realizar planes pilotos para el consumo de bebidas embriagantes dentro del establecimiento de restaurantes y bares, y para ferias artesanales, con el concepto previo del Ministerio de Salud y la aprobación del Ministerio del Interior. Y ante variación negativa del comportamiento del COVID-19 en un Municipio, el Gobierno Nacional ordenará al Ente Territorial, el cierre de las actividades o casos respectivos.

 

Así mismo, se radica de manera prevalente en cabeza de los alcaldes municipales, la obligatoriedad de verificar el nivel de afectación con el que cuenta cada municipio y, con base en ello, los Municipios de alta afectación podrán solicitar al Ministerio de Salud un concepto previo y al Ministerio del Interior, la autorización para adoptar medidas adicionales de restricción de actividades, áreas, zonas y hogares que lleven a un aislamiento selectivo y focalizado”, según la variación en el comportamiento de la pandemia.

 

Para los Municipios de moderada, baja o no afectación, no se podrán realizar aislamientos selectivos de actividades, áreas o zonas, cualquier instrucción en materia de orden público por el COVID-19 debe ser autorizada por el Ministerio del Interior y los Alcaldes podrán realizar aislamiento selectivo de hogares con personas con casos positivos en estudio o con sintomatología.

 

Ante estas medidas, debemos insistir desde la Gobernación del Departamento del Huila, que no es este el momento propicio para que los ciudadanos se relajen y abandonen las medidas de autocuidado, ni para que las autoridades descuidemos nuestra labor de seguimiento y control. Pues todo indica que, en el caso del Huila, estamos aún ante un largo trecho por recorrer, de cara a afrontar el denominado pico de la pandemia, que comporta el mayor de los retos al que nos vemos abocados como sociedad.

 

Es por ello que, en consonancia con las medidas impartidas por el Gobierno Nacional, contenidas en el Decreto 1168 de 2.020, debemos recordar a la población que es su disciplina social, su compromiso y su nivel de conciencia frente al deber propio y ajeno, el que permitirá disminuir el riesgo de contagio por Coronavirus COVID – 19 y salvaguardar la salud y la vida de todos los conciudadanos. Para ello es sumamente importante que tomemos conciencia de la forma en que el actuar individual responsable redunda en el beneficio colectivo.

 

Se observa además que el sector poblacional con mayor nivel de contagio según las estadísticas, es el de los menores de 32 años, quienes por su condición, presentan menor sintomatología relacionada con el virus, pero se han convertido en un vector de transferencia y de contagio de otros grupos etarios como los adultos mayores que engrosan, a su vez, el infortunado número de fallecidos por la pandemia, afectando injustificadamente el bienestar de nuestros seres queridos y de las personas que nos rodean.

 

Por todo lo expuesto, el Gobernador del Departamento del Huila exhorta vehementemente a todos los estamentos de la sociedad civil, a las autoridades administrativas, policivas y población huilense en general:

 

-          A todos los ciudadanos, a tomar conciencia y adoptar las medidas como el uso del tapabocas en debida forma, aplicar el distanciamiento social y evitar el contacto con personas, objetos y superficies, cumplir con el lavado de manos correcto y oportuno, modificar nuestros hábitos en oficinas, espacios públicos y hogares.

 

-          A los Alcaldes municipales, dar aplicación a todas aquellas medidas que limiten las posibilidades de contagio, en todos los espacios sociales, laborales y comerciales, establecer permanentemente el nivel de afectación y de ser alta, gestionar ante los Ministerios de Salud y el Interior las autorizaciones correspondientes para adoptar medidas restrictivas adicionales, así como desarrollar estrategias eficaces de comunicación a la población en torno a las medidas de protección que se deben adoptar y a la información con respecto al avance del virus.

 

-          A los representantes legales, administradores, jefes o quienes hagan sus veces, a adoptar de manera rigurosa, en los centros laborales públicos y privados, los protocolos y las medidas de prevención y control sanitario para evitar la propagación del COVID-19, impulsando al máximo la prestación del servicio a través del teletrabajo o trabajo en casa. Así mismo, mantenerse e implementarse con mayor rigor las medidas higiénicas y sanitarias en los espacios y superficies de contagio y las medidas de salubridad que faciliten el acceso de la población a sus servicios higiénicos, así como la de sus trabajadores, de conformidad con los protocolos impartidos para tales efectos por el Ministerio de Salud y de la Protección Social.

 

-          A los responsables de los medios de transporte públicos y privados, a quienes los operen y a los terminales, a  adoptar las medidas higiénicas y demás que correspondan para evitar el contagio y la propagación del COVID-19, de conformidad con los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud y de la Protección Social.

Publicidad