El hecho ocurrió en el Valle del Cauca, en la vía que comunica a Cali con Buenaventura. El ciudadano hizo un llamado para que los conductores manejen con prudencia en las zonas donde habita la fauna.

 

Jhon Ferney Mosquera le salvó la vida a un pequeño perezoso en Valle del Cauca.  

Jhon Ferney Mosquera, un vallecaucano que trabaja como profesional de apoyo en la oficina de prevención y atención de desastres, iba en su camión rumbo a Buenaventura junto a un amigo. De repente, una mancha que se movía lentamente en la carretera, le alteró los sentidos.

 

“Estaba transitando por el sector del consejo comunitario del alto y medio Dagua, en la vereda La Delfina. Decidí bajarle un poco a la velocidad para ver con mejor precisión lo que estaba moviéndose, como arrastrándose, y me percaté que se trataba de un pequeño perezoso de dos dedos, un mamífero carismático que habita en las zonas boscosas del departamento”.

 

Mosquera, frenó en seco el vehículo y se bajó de inmediato junto con su compañero, mensaje que fue replicado por el conductor que iba atrás en la vía que comunica a Cali con Buenaventura. “Ambos detuvimos el tránsito de vehículos, que por fortuna es bajo y despejado por la cuarentena del coronavirus”.

 

Los ciudadanos esperaron hasta que el perezoso atravesara a paso lentamente.

El conductor hizo una especie de calle de honor para que el perezoso atravesara la vía y no muriera atropellado por algún vehículo. “Al final tuvimos que ayudarle con unas ramas para que pudiera llegar a un sector boscoso, donde se trepó a un árbol. No nos fuimos hasta que no estuviera seguro en la parte alta, ya que algún depredador podría atacarlo”.

 

El ciudadano le hace un llamado a todos los colombianos para que conserven la fauna colombiana y manejen de forma más prudente para evitar los atropellamientos de los animales silvestres. “Cuando transitemos por sitios donde habitan estas especies, debemos disminuir la velocidad y estar muy atentos. No nos cuesta nada hacer un alto para que ellos pasen”.

 

 

La Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) destacó el comportamiento de Mosquera. “Este es un claro ejemplo de la campaña que adelantamos en el departamento, llamada ‘Alto, fauna en la vía’, que busca sensibilizar a los conductores para que tengan cuidado con los animales que habitan cerca de las vías del territorio”.

 

El perezoso de dos dedos (Choloepus hoffmanni) es uno de los animales más amenazados por el atropellamiento, ataques de perros ferales, cazadores y la pérdida del bosque. Habita en las áreas boscosas del centro y sur de América, en países como Colombia, Nicaragua, Bolivia, Perú y Brasil.

 

 

En edad adulta alcanza a medir hasta 72 centímetros de largo y pesar cerca de nueve kilogramos. Cuenta con un pelaje largo marrón y blanco, nariz parecida a la de de un cerdo y las extremidades superiores mucho más grandes que las inferiores. Es nocturno y solitario, casi ciego, sordo y sin cola. Alcanza a vivir más de 30 años, da una cría al año y permanece casi todo el tiempo colgado en la parte más alta de los troncos de los árboles.

 

Su mayor amenaza son las carreteras, corredores viales que fragmentaron los bosques. De noche, cuando baja de los árboles a buscar semillas y otros alimentos, los atraviesa lentamente y no alcanza a reaccionar y termina atropellado.


publicidad