El puente Libertador es una obra de gran importancia, no solo para la comunidad del barrio, sino también para toda la Comuna 4, ya que hace parte del anillo vial interno, había sido gestionada inicialmente por el concejal Obdulio Daza por un costo de 3.850 millones de pesos, que quedaron adjudicados en la vigencia administrativa anterior con el número de Contrato 445 del 2019.

 

Antes de iniciar con la obra, el Gobierno Municipal en esta vigencia socializó con la comunidad el balance de la reunión con el ingeniero interventor, a cargo de la Gobernación del Huila. El mandatario laboyano Edgar Muñoz  expuso que se revisaron los parámetros técnicos del proyecto, en donde se estudió la topografía, mecánica de suelos, la parte hidráulica, estructural y presupuestal de la obra. Inicialmente, se encontró que la parte geotécnica, es decir en la exploración de suelos, no se estableció una inversión suficiente para el reconocimiento del terreno.

 

Al respecto, anteriormente el puente tenía un estudio del suelo de 15 metros de profundidad, pero la interventoría sugirió realizarlo a 20 metros de profundidad. Para esta administración  es fundamental que el puente cumpla con todos los requerimientos, por lo que ha sido receptivo ante las sugerencias de la interventoría para mejorar la calidad de los concretos, y cumplir con el Código Colombiano de Puentes 2014, la norma que rige en Colombia para poder construir un puente con el propósito de que quede funcional y estable.

 

Por todo lo anterior, se solicitó el reajuste de  los estudios y diseños, con el fin,  de garantizar la entrega de una obra que cumpla en todos los aspectos estructurales y arquitectónicos, y garantice su funcionalidad para que los bienes públicos se inviertan de forma planificada y segura. A la fecha, estos estudios ya están en proceso de revisión por parte de la Gobernación del Huila y fueron conocidos por el contratista que inicialmente ganó la adjudicación para la construcción del puente.

 

En este sentido, la construcción tenía un costo de 3850 millones, y con los diseños reformados para garantizar una obra de calidad, costaría alrededor de 5610 millones de pesos, es decir unos 1800 millones de pesos más para lograr la viabilidad y garantizar su infraestructura.

 

Teniendo en cuenta el costo adicional de esta obra, se  realizó la gestión frente a diferentes entes territoriales para la consecución de recursos. Uno de ellos fue la Gobernación del Huila, quienes aportarían hasta el 20% de regalías, es decir hasta 800 millones de pesos - . Los 1000 millones restantes saldrán de recursos propios del municipio, que fueron logro de gestión a través del FONPET.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad