El concejal Carlos Galiana, de Valencia, España, fue tendencia por cuenta del subterfugio (engaño, artimaña para solucionar una situación difícil) al que recurrió cuando tuvo que hablar en inglés en la elección de la Capital Europea de la Innovación, un evento organizado por la Comisión Europea, el pasado 25 de septiembre.

 

En su intervención, Galiana, quien fue elegido como vocero del Ayuntamiento de Valencia en el acto oficial, usó un tapabocas oscuro y aparentó exponer con fluidez el discurso en el que defendía la postulación de su ciudad.

 

Terminado el acto, dos hechos fueron noticia en la ciudad española. El primero, que habían perdido ante Lovainia, Bélgica; el segundo, que el político había usado la voz de un intérprete que lo dobló en vivo debido a que sus pares consideraron su nivel de inglés como insuficiente.

 

Según le explicaron varias personas del equipo de trabajo del concejal al diario 'El Español', acudieron a la polémica fórmula porque solo se permitía la presencia de una persona en pantalla.

 

El anuncio del ganador a la Capital Europea de la Innovación fue transmitido por la Comisión Europea en directo.

 

Además, aclararon que el expositor original era el alcalde de Valencia, Joan Ribó, quien al no poder asistir escogió a su remplazo.

 

Por otro lado, Galiana se refirió a lo sucedido en un comunicado difundido por varios periódicos españoles.

 

"Lamento profundamente que una acción puntual e individual esté quitando protagonismo a todo este recorrido y trabajo que, por otra parte, llevamos años realizando desde distintas áreas", expresó.

 

 

Asimismo, Sergi Campillo, el vicealcalde de Valencia, defendió la labor del concejal, pues "gracias a su trabajo hemos sido finalistas", dijo en una declaración pública.

 

Otras figuras políticas fueron menos indulgentes con Galiana, quien pertenece a la coalición Compromiso. Por ejemplo, José Gosálbez, representante del partido Vox en el Ayuntamiento valencian, opinó públicamente que lo peor de la "vergonzosa" intervención fue "pensar que la gente es imbécil".

 

Otros sectores también criticaron el hecho. "Era un día muy importante para Valencia. Nos jugábamos ser Capital Europea de la Innovación. Pero fuimos escenario de un bochorno sin precedentes. Y es una verdadera pena. Estafas, robos y ridículo nacional, ¿qué más nos puede pasar?", expresó María José Catalá, del Partido Popular, una colectividad opositora al alcalde del Ayuntamiento.

 

 

Frente a las críticas de quienes creen que el controversial 'truco' influyó en el resultado del concurso de la Comisión Europea, Galiana añadió en la carta pública que el discurso fingido "en ningún momento restó puntos a la candidatura de Valencia".

 

También conocido como premio iCapital, el galardón a la Capital Europea de la Innovación es una iniciativa de la Comisión Europea que premia con un millón de euros a la ciudad que a través de la innovación mejore la calidad de vida de sus habitantes.

 

Su primera edición se celebró en 2014 y tuvo como ganadora a Barcelona, España.


Publicidad