En un hospital de Bucaramanga un par de enamorados cumplió el sueño de casarse horas antes de que Natali Torres, la novia, falleciera a sus 30 años por cuenta de un cáncer muy agresivo.

 

Con la pareja vestida para la ocasión, la ceremonia se cumplió en una unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario de Santander. Entre los invitados estuvieron apenas algunos familiares y el personal médico que la atendía.

 

“Ese matrimonio significa lo mucho que la quería. Siempre habíamos planeado casarnos, pero nunca lo hacíamos porque no había plata o porque aplazamos”, contó Duván Pabón, el novio.

 

Las directivas del hospital y la Policía Metropolitana fueron cómplices para cumplirle a Natali la promesa de amor que le había hecho Duván, con quien tiene un hijo de 6 años.

 

Hoy no hay fiesta ni luna de miel, Natali perdió la batalla contra el cáncer y, dice su familia, un diagnóstico tardío tendría mucho que ver.

 

El cuerpo de la mujer será incinerado y las cenizas llevadas a la finca donde vivía con su familia en Cáchira, Norte de Santander.


publicidad