Los hechos ocurrieron el pasado 31 de agosto, cuando el menor debió ser trasladado desde el municipio de El Espino al hospital del municipio de El Cocuy.

 

Una vez llegan al centro médico los padres manifiestan que el menor habría sufrió un accidente en la casa, lamentablemente, en medio de la atención médica que le brindan al bebé, este fallece.

Las autoridades continuaron con la investigación, logrando establecer que el niño fue víctima de agresión física y psicológica, por lo menos, durante un mes.

 

“Luego de la investigación adelantada y una vez establecido el dictamen de Medicina Legal, se logró determinar que las causas de muerte por las cuales este niño perdió la vida fue producto del maltrato infantil al que venía siendo sometido por parte de su padrastro quien, desde hace un mes aproximadamente, venía agrediéndolo de manera reiterada en diferentes partes del cuerpo”, señaló el Coronel Germán Jaramillo Wilches, comandante de la Policía en Boyacá.

 

El padrastro de 37 años de edad, según las autoridades, venía ejerciendo maltrato infantil a través de puños y sumergiéndolo en un tanque de agua, situación que terminó con la muerte del menor.

publicidad