Este sábado la Fiscalía les imputó cargos a los policías Harby Damián Rodríguez Díaz y Juan Camilo Lloreda Cubillos, señalados del homicidio del estudiante de derecho Javier Ordóñez.

 

Sin embargo, los uniformados -retirados de sus cargos- no aceptaron los delitos de homicidio agravado y tortura agravada que les endilgó el ente acusador. En la audiencia, en cambio, plantearon un conflicto de competencias porque, según ellos, el proceso no lo debería llevar la justicia ordinaria sino la Justicia Penal Militar.

 

Más temprano,  la juez 29 de control de garantías la Fiscalía legalizó la captura de los dos policías.

 

Sin embargo, y a pesar del interés que ha generado el caso, la audiencia se está realizando de forma reservada y solo pudieron asistir las partes.

 

Fuentes cercanas señalaron que, antes de iniciar la diligencia, la Fiscalía pidió que no se permitiera el acceso de personas diferentes al proceso argumentando que se podría afectar la investigación.

 

Esta petición fue apoyada por las demás partes y la juez ordenó que no se permitiera el acceso a los medios.

 

Anoche la juez legalizó la captura de los policías Harby Damián Rodríguez Díaz y Juan Camilo Lloreda Cubillos, por considerar que en el procedimiento no hubo irregularidades y que se respetaron los derechos fundamentales de los detenidos.

 

Como los policías no aceptaron cargos, irán a juicio para demostrar su inocencia.

 

Ante la juez el ente acusador dio a conocer las evidencias como testimonios y dictámenes de peritos incluyendo el resultado de la necropsia de Medicina Legal que daba cuenta de la violencia con la que fue golpeada la víctima. También destapó testimonios sobre los golpes que habría seguido recibiendo la víctima dentro del CAI de Villaluz

 

En la audiencia la Fiscalía pedirá que los policías sean asegurados en centro carcelario mientras avanza el juicio en su contra.

Fuente: La Nación  

publicidad