El presidente de Rusia, Vladímir Putin, sacó pecho este martes ante la ONU por el rápido desarrollo en su país de una vacuna contra el coronavirus y se la ofreció de forma gratuita a la organización para que proteja a todos sus empleados.

 

En su mensaje en video a la Asamblea General, Putin apuntó que su Gobierno está listo para ofrecer a Naciones Unidas toda la asistencia necesaria, lo que incluye vacunación gratis para todo el personal que lo desee.

 

También dijo que su país está abierto a suministrar a otras naciones la denominada "Spútnik V", que según destacó se ha demostrado "segura" y "efectiva".

 

Putin insistió en que los ciudadanos de todo el mundo deberían tener acceso gratuito a una vacuna contra la covid-19 y subrayó también la voluntad del Kremlin de trabajar con otros Gobiernos para compartir métodos de diagnóstico y de tratamiento de la enfermedad.

 

Además, en contraste con Estados Unidos, defendió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) debe tener un papel central a la hora de coordinar la respuesta y dijo que Rusia está trabajando para reforzar la capacidad de la entidad con sede en Ginebra.

 

Por otra parte, Putin advirtió de los efectos económicos a largo plazo que va a tener la actual crisis y defendió la necesidad de que toda la comunidad internacional trabaje junta para impulsar el crecimiento.

 

En ese contexto, subrayó la importancia de eliminar barreras, restricciones y, sobre todo, "sanciones ilegítimas" en el comercio internacional. En el ámbito geopolítico y militar, el líder ruso aseguró que quiere cooperar con Estados Unidos para extender el tratado de reducción de armas estratégicas y confió en que haya "moderación" a la hora de desplegar nuevos sistemas de misiles.

 

También reiteró su interés en un tratado vinculante para prohibir las armas en el espacio exterior y apostó por más cooperación en materia de ciberseguridad.

 

Coincidiendo con el 75 aniversario de Naciones Unidas, Putin defendió la labor de la organización y, aunque reconoció que es necesario adaptarla a la realidad del siglo XXI, dejó claro que su país se opone a grandes cambios en el Consejo de Seguridad, donde es uno de los cinco miembros permanentes y goza de poder de veto.

 

Según dijo, para que el Consejo siga siendo el "pilar de la gobernanza global" es fundamental que esos cinco países, potencias nucleares y vencedores de la II Guerra Mundial, conserven el privilegio del veto.

Fuente: El Tiempo

publicidad