A propósito de la llegada de la minga a Bogotá, el presidente Iván Duque dijo que el suyo es un "gobierno dialogante" y que nadie lo tiene que condicionar.

Mientras estaba en Nariño, Iván Duque aseguró que siempre ha estado dispuesto al diálogo “en los territorios con todos los sectores de la población”. Esto, mientras la minga indígena sigue su curso a Bogotá.

En su discurso, Duque dijo que al Gobierno “nadie lo tiene que emplazar”, pues “en el diálogo constructivo” ha demostrado —según él— que siempre está pensando en la realidad de los ciudadanos.

La minga, por su parte, ya está a punto de llegar a la capital. Este sábado, la marcha arribó a Fusagasugá. Los marchantes se ubicaron en la plaza central del municipio y luego fueron llevados al coliseo y demás lugares dispuestos para su alojamiento.

La manifestación, que exige el derecho a la vida, el territorio y la paz, pasará por Soacha y luego se dirigirá al Palacio de los Deportes, en Bogotá, lugar adecuado por la Alcaldía de la capital para su estadía.

 

Claudia López también advirtió, pero al Gobierno

La alcaldesa de Bogotá, si bien dijo estar dispuesta a recibir a los indígenas, le habló al Ejecutivo y a la Fuerza Pública. “Por favor, a mí no me van a descuidar los cuadrantes de seguridad y de vigilancia de los barrios de Bogotá por mandar a la Policía a cuidar la marcha”.

De hecho, Claudia López, ya había dicho que en Bogotá siempre hay manifestaciones, pero destacó que el 90 % de ellas era contra el Gobierno Nacional.

Previamente, López le reclamó al Gobierno por no querer recibir a la minga de común acuerdo con la Alcaldía, “como un gesto para aliviar tensiones”.


 

publicidad