Miembros de la minga indígena revelaron cómo castigaron con fuetazos a quienes intentaron infiltrarse en la movilización del lunes y que, en algunos casos, fueron descubiertos robando.

 

“Se querían involucrar muchas personas que no eran de la minga y, como nosotros ya conocemos la gente, ya que cada resguardo tiene su comunidad en una lista, entonces veíamos gente rara y los investigábamos”, dijo un representante de los nativos.

 

“Cuando veíamos que eran gente de la calle y lo cogíamos por ahí robando, entonces lo armonizábamos”, agregó.

 

Dicha armonización va desde el diálogo y rezos, si son delitos leves, hasta castigos físicos, dependiendo la gravedad del hecho.

 

“Si se robó un celular, como en estos casos, se le aplican 10 a 15 juetazos. Eso es como un remedio”, explicó el indígena.


Publicidad