Claramente el mundo se mueve por el dinero y esa realidad es innegable en las condiciones de un sistema que lo muestra y recuerda a cada instante. Sin embargo, hay gestos, momentos e intenciones que parecen sobrepasar esas formas establecidas.

 

Al menos esto lo demostró un pequeño niño de Mochuelo Bajo, Ciudad Bolívar (Bogotá) que se dirigió a los Mariachis Ases del Palenque para negociar una serenata para su madre. El problema es que lo único que tenía eran $1.000 y unas canicas.

 

Los artistas, dignos en su música y su misión, aceptaron cantarle a la señora como premio a la valentía del pequeño. Sin pensarlo dos veces fueron a dedicarle sus canciones a la mujer con todas las de la ley.

 

Uniformados de amarillo cantaban a grito herido unos versos llenos de amor para la madre, que lloró junto a sus dos niños pequeños.

 

A pesar de que el gremio de los mariachis es de los que más sufrió durante el encierro provocado por la pandemia, estos hombres se notaban emocionados mientras daban esa serenata, quizás se vieron reflejados en ese niño, en su precariedad y humildad para sacar las cosas adelante con cualquier tipo de astucias.

 

"Hoy nos sucedió algo muy especial, un niño nos buscó y nos ofreció $1.000 pesos para cantarle una canción a su mamita la cual no quería venir hasta donde nosotros estábamos. Nuestro compañero del guitarrón la convenció de venir y fue tan emocionante ver como este niño quería demostrarle su amor con su poco dinero que cargaba en un bolsillo junto con unas canicas, la mamita rompió en llanto y a nosotros nos llenó de emoción. Estos momentos hacen más hermosa nuestra profesión", escribió el grupo por redes sociales.


publicidad