Con una mayoría absoluta, 19 votos, la Comisión Primera del Senado aprobó en tercer debate el proyecto de ley por medio del cual se prohíbe el uso del castigo físico, los tratos crueles, humillantes o degradantes y cualquier tipo de violencia como métodos de corrección contra niños, niñas y adolescentes.

 

La iniciativa, que es autoría de los representantes Julián Peinado y Harry González, tiene fines pedagógicos y no sancionatorios y quedó a un solo debate de convertirse en ley. “El proyecto busca cubrir un vacío y es que actualmente si un adulto excede su derecho a la corrección sobre un niño puede ser objeto de consecuencias penales, pero nadie le ha enseñado a ese papá cómo puede educar a ese hijo sin golpes y sin gritos. Con este proyecto buscamos que el Estado les dé herramientas a los papás y los guíe en pautas de crianza positiva y respetuosa, lejos del castigo físico. Hacemos énfasis en la prevención”, explicó el representante Peinado.

 

De la misma forma el articulado, según se precisó en el debate, respeta la autonomía de las familias para criar a sus hijos e hijas en sus propias creencias, reglas y normas, pero estableciendo que la vigilancia, corrección y sanción de niñas, niños y adolescentes debe ser sin violencia.

 

De convertirse en ley este proyecto, Colombia se une al grupo de 60 países que en todo el mundo han prohibido cualquier tipo de castigo físico, humillante o degradante en contra de los niños, las niñas y los adolescentes.


Publicidad