Un macabro hallazgo, presenciaron el día de ayer, las autoridades y familiares de Pablo Andrés Cruz, quien fue hallado sin vida, apuñalado, además de estar oculto en un colchón, el mismo con el que sus homicidas durmieron la noche anterior.

El joven según el relato de un allegado, salió el domingo en la tarde en compañía de un amigo, con destino a la vivienda ubicada en la calle 17 con carrera 52 en el barrio Siglo XXI comuna 10 de Neiva; allí se encontró con dos hombres a quienes les compraría un celular, su amigo lo esperaba afuera de la casa, pero tardó más de dos horas y nunca salió.

 

Ante la situación, el acompañante se fue del lugar, no sin antes advertirle a un familiar, que Pablo había ingresado a una vivienda y no había vuelto a salir. La noche llegó, y la ausencia del joven preocupó a sus allegados quienes llegaron a la vivienda sin obtener respuesta. Al día siguiente (ayer), la situación se volvió cada vez más tensa, allegados del hoy occiso colocaron en conocimiento de la Personería de Neiva la situación, y la entidad a su vez en cabeza del Personero Kleiver Oviedo, hizo contacto directo con la Policía.

 

“Mi llamada fue directamente al Coronel Héctor Ruiz, él sigilosamente y de manera eficaz desplegó de inmediato un operativo con varios hombres de la Sijin, hasta la vivienda para realizar una exhaustiva búsqueda, dos delegadas de la Personería acudieron al lugar, acompañaron a los uniformados, quienes le pidieron permiso a los moradores de la casa para el ingreso, ellos no se negaron, lo permitieron y en una primera búsqueda no hallaron nada, sin embargo la agilidad de uno de los uniformados colocó en alerta el macabro crimen, indicando que sentía un olor extraño, y que allí había un muerto”, precisó el personero de Neiva.

 

El olfato de un Policía descubrió la escena del crimen, revisaron a detalle cada espacio y efectivamente en la habitación en un colchón que estaba en el piso, encontraron oculto el cuerpo del joven. 9 puñaladas acabaron con su vida, siete en la espalda, una en el cuello y otra más en el abdomen.

 

Los presuntos homicidas aceptaron el hecho al sentirse descubiertos, e inmediatamente quedaron en poder de la Policía, para la respectiva judicialización.

 

Las causas de este escabroso crimen se desconocen, los argumentos de los implicados se basan en que ellos pensaban que el hoy occiso los iba a robar, situación que pierde cada vez más fuerza, ante la evidencia del desalmado acto.

Una fuente policial confirmó que los hoy detenidos, el día domingo en horas de la tarde acudieron hasta el CAI Palmas, presuntamente a dejar constancia ante las autoridades, de un presunto hurto del que habían sido víctimas, por cuenta de un joven quien había llegado a comprar un celular y escapó.

 

Está versión, pretendía desviar la atención como principales sospechosos de estos dos hombres; para el momento de la acción antes mencionada, se presume que Pablo Andrés ya había sido asesinado; según personal forense, la víctima llevaba más de 12 horas de haber sido asesinado, teniendo en cuenta que ya presentaba un leve olor nauseabundo, pese a esto a los homicidas nada les importó y aun así para la noche del crimen durmieron con el cuerpo en su poder.

La rápida reacción de uniformados de la Policía Metropolitana de Neiva, permitió la captura de Jesús Marcelo Díaz forero de 26 años de edad y Jefferson González Lozano de 19 años, detenidos como presuntos responsables del homicidio de Pablo Andrés Cruz. Los implicados estaban a la espera de ser presentados ante un juez para definir su situación con la justicia.

Finalmente, familiares del joven que hicieron presencia en el lugar del crimen, desconsolados lloraban la partida de su ser querido, al mismo tiempo que exigían a las autoridades justicia frente a lo sucedido. Este hecho que causó conmoción en la capital opita es investigado por las autoridades con el fin de conocer detalles que permita identificar los móviles del ataque.

Tomado De La Nación


Publicidad