El hecho ocurrió en la Autopista Norte, de Chía a Bogotá (km 7,3); la joven Ana María Medina fue encontrada por la policía sin vida sobre el pavimento.

La madre de Medina relata, que su hija salió de su casa materna en Chía hacia las 7:30 de la noche del domingo, rumbo a Bogotá, en el vehículo de Sebastián, su novio, con quien convivía antes de comenzar la pandemia, tiempo durante el cual lo pasó junto a su mamá porque Ana María la estaba cuidando, por motivos de salud.

 

La mamá cuenta, entre lágrimas, que su hija estaba muy feliz porque acababa de conseguir empleo, e incluso ya le habían entregado la tarjeta débito de la cuenta donde le habrían de depositar su salario.

Antes de salir de casa, la joven le dijo a su mamá que iba a cenar con Sebastián, pero a las 11:30 la progenitora recibió una llamada del novio en la que el hombre le decía que Ana María se había lanzado del carro en movimiento.

La madre pide a la policía que le ayude a esclarecer qué sucedió y, a la pregunta de un periodista sobre si creía en la versión del novio sobre que Ana María se habría lanzado por voluntad propia, la mujer respondió con un contundente “no”.

Acto seguido, la mujer explicó que el novio la había maltratado en varias ocasiones, según versiones de amigas de Ana María y que presuntamente hay fotos y videos que evidencian dicho maltrato físico.

El novio está en custodia de la policía, que apenas llegó al sitio de los hechos informó que había encontrado el cuerpo sin vida de Ana María sobre la vía y al novio “en shock” y luego se comprobó, en Medicina Legal, que tenía grado uno de alcoholemia.

Para colmo, la tristeza para la madre es mayor, pues le estaba preparando la celebración para el cumpleaños, este martes 27 de octubre: “Ella era una niña feliz y con sus compañeras estaban organizando una celebración para mañana”, dijo la acongojada madre.

 

A Sebastián, la Fiscalía podría imputarle el delito de homicidio culposo en accidente de tránsito.

Fuente: Pulzo

Publicidad