Medida de aseguramiento intramuros fue impuesta contra el soldado que, el domingo pasado, asesinó a dos jóvenes en zona rural del municipio de San Agustín.

El hecho ha generado total repudio tanto en la comunidad, como en la dirigencia que ha exigido que este crimen no se quede impune y, que pese a que, el responsable del asesinato es un miembro activo de la fuerza pública, su condición no le permita dejar de responder por lo ocurrido.

Para la Fiscalía, el soldado cometió doble homicidio agravado y, señala tal condición ante el estado de indefensión de las víctimas.

Al término de las audiencias preliminares, realizadas ayer miércoles 18 de noviembre, el soldado de 25 años, dijo no aceptar los cargos imputados  por un fiscal URI de la unidad de Pitalito. Pero, ante los argumentos del ente acusador, el uniformado fue afectado con medida de aseguramiento en centro de reclusión militar por lo que fue trasladado al Batallón de Infantería N° 27 Magdalena del Ejército Nacional al cual está adscrito.

De acuerdo a las labores investigativas preliminares adelantados por el CTI, que asumió los actos urgentes del caso, la muerte de los dos menores se presentó en momentos en que el personal del Batallón Magdalena realizaba actividades de registro y control en la vía de ingreso a la vereda El Palmar de San Agustín, donde ubicaron el puesto militar.

Las actividades del Ejército estarían siendo realizadas en apoyo a operativos de control a establecimientos públicos que adelantaba la Policía Nacional. Precisamente, fueron uniformados policiales quienes detuvieron al soldado Humberto Mayorga Biojo tras escuchar los disparos, poco después de llegar al sitio para la referida actividad.

Según se conoció, cuando las víctimas pasaron frente al retén, a bordo de una motocicleta, al parecer, hicieron caso omiso a la señal de pare por parte de los uniformados. Esto fue lo que, presuntamente, hizo que el soldado disparara su fusil de dotación contra las personas, quienes perdieron la vida en el acto. La Fiscalía señala al uniformado de haber disparado de manera indiscriminada contra jóvenes civiles que no portaban armas y estaban en indefensión.

 

 

Publicidad