Con la entrega de volantes y la instalación de calcomanías, Medellín reactivó la campaña para que comerciantes, turistas, hoteleros y ciudadanos se abstengan de dar limosna a los habitantes de calle, especialmente, en esta época.

 

En la mayoría de los casos, es incierto el destino que tendrá el dinero que, además, puede servir para comprar licor y estupefacientes, y financiar redes de explotación sexual de menores.

 

La secretaria de Inclusión Social y Familia, Mónica Alejandra Gómez, aseguró que la administración tiene centros transitorios en San Juan, en los bajos de la Estación Prado y en el Bazar de los Puentes, donde los habitantes de calle pueden acceder a una oferta institucionalidad

 

 “No solo les brindamos atención básica enfocada al autocuidado, sino que tenemos una ruta que les permite, a los que quieran y cumplan algunos requisitos, ingresar a procesos de resocialización para recuperar sus proyectos de vida”, señaló la funcionaria.

 

El director Ejecutivo de Centro Unido, Dúber Ledesma, aseguró que los comerciantes y los empresarios están comprometidos con la campaña “Dar limosna no es la solución ¡Tu ayuda no ayuda!”.

 

En Medellín hay cerca de 3 mil 400 habitantes de calle, según el censo del Dane de 2019. La mayoría está en el Centro de la ciudad y en los alrededores de la Plaza Minorista. Unas mil personas reciben atención en las sedes de la administración para su alimentación y aseo.

 

Fuente: LA FM


Publicidad