Todo sucedió frente a la mirada de la madre y su familia. El bebé fue llevado a terapia intensiva por un hematoma en la cabeza.

Un caso indigna a Bolivia luego de que una enfermera dejara caer a un recién nacido por coger su celular.

El teléfono sonó y ella alzó al bebé con un solo brazo para contestar, lo que provocó que dejara caer al piso al menor, frente a la mirada impotente de la mamá, que estaba en una camilla, y varios de sus familiares.

“No tienen cuidado, están más en chatear”, dijo un allegado al niño al rechazar el acto de negligencia. “Yo quisiera que en el hospital no manejen celulares”, agregó.

 

Publicidad