Después de haber superado toda clase de adversidades, que los condujeron a convertirse en habitantes de la calle, y de lograr plenamente su rehabilitación física, mental y personal, Luz Patricia Henao y José Antonio Rada Vizcaíno, conocido cariñosamente como Pepe, decidieron este domingo jurarse el amor eterno ante el altar.

 


La historia de Luz Patricia y Pepe se constituye así en otro ejemplo de superación, cuando la vida, por alguna u otra circunstancia, golpea fuertemente a las personas, llevándolas a las más profundas perdiciones.

 

En el caso de ellos, que tenían sus andanzas en la conocida Zona Cachacal de Barranquilla, recibieron el apoyo de la IPS Fundación Lugar de Encuentro San Francisco de Asís. Y desde el año 2014 iniciaron un proceso de rehabilitación que los llevó a un cambio de vida.

 

“En ese entonces, eran habitantes de calle, hoy en día trabajan en empresas y son personas que aportan con su ejemplo y actitud a la sociedad”, destacó Pilar Ceballos Medina, Directora- Gerente de la IPS Fundación Lugar de Encuentro San Francisco de Asís.

 

A esa rehabilitación ahora le suman un gran ingrediente. Ni más ni menos que declararse el amor eterno y unirse por siempre y para siempre. Y lo hicieron en ceremonia  celebrada por el Arzobispo Franciscano Fray Edgar Rincon Salazar, Ministro General  de la Orden de Frailes Menores Anglicanos.

 

La ceremonia se cumplió en la sede de la Fundación, una finca localizada en el municipio de Luruaco.

 

Allí asistieron familiares y compañeros que han estado en los procesos de rehabilitación en dicha Fundación. Lo particular de la ceremonia fue el hecho de que Luz Patricia fue entregada a su esposo por parte de su hijo.

 

“¡Qué viva la vida libre de drogas y alcohol y alumbre con esperanzas a los más necesitados!”, resaltó finalmente Pilar Ceballos Medina.

 Fuente: Zona Cero 

Publicidad