Poco alentador es hasta ahora el pronóstico de madre e hija, quienes luchan para sobrevivir luego de ser protagonistas de un fuerte accidente de tránsito presentado este martes, en el corregimiento de El Caguán, zona rural de Neiva.

 

Quien conducía la motocicleta era la señora Diana Bríñez Avilés de 33 años de edad, quien iba en compañía de su hija Shaira Sofía García Bríñez, de ocho años de edad, quien está en delicado estado de salud, al recibir un contundente golpe en la cabeza.

 

Las causas del accidente son poco claras, las primeras versiones de testigos a las autoridades dejan en evidencia una posible imprudencia por parte de uno de los involucrados, y al parecer la ausencia de elementos de protección por parte de las mujeres que se movilizaban en la moto; sin embargo, este hecho que tiene al borde de la muerte a Diana, es investigado por la autoridad competente con el fin de determinar el grado de culpabilidad de las partes involucradas.

 

Las víctimas iban en una moto, que literalmente quedó debajo de un bus de servicio público afiliado a la empresa Flota Huila de placa SOG 640, que cubría la ruta desde el corregimiento de El Caguán hasta el corregimiento de Fortalecillas.

 

Madre e hija quedaron inconscientes en la carretera, mientras algunos testigos dieron aviso a las autoridades, que poco después hicieron presencia en el sector.

 

La señora de 33 años de edad, residente en la vereda El triunfo, fue trasladada al Hospital Universitario de Neiva, donde permanece en delicado estado de salud, el golpe afectó principalmente el cerebro y su condición es crítica, por otro lado, la niña fue llevada a la clínica Uros, donde permanece bajo observación médica en igualdad de condiciones.

Fuente: LA NACIÓN


Publicidad