Reconocidos economistas de primer nivel entregaron una propuesta al Gobierno para impulsar el empleo, la cual tiene tres ejes: pequeñas obras públicas intensivas en trabajo, flexibilización temporal del mercado laboral y aceleración de la inversión pública.

 

Los planteamientos están contenidos en una carta, firmada por Luis Fernando Alarcón, Mónica Aparicio, Jesús Botero, Jorge Humberto Botero, Carlos Caballero, Antonio Celia, María Mercedes Cuéllar, Cristina Fernández, Hernando José Gómez, Rudolf Hommes, Martha Lasprilla, José Leibovich, Eduardo Lora, Jaime Millán, Armando Montenegro, Gustavo Moreno, Mauricio Reina, Luis Álvaro Sánchez, Mauricio Santamaría, Fernando Tenjo, Eduardo Uribe, Ricardo Villaveces, Tito Yepes y Hernando Zuleta.

 

Los economistas señalaron que, al afectar el desempleo más a mujeres y jóvenes, se hace imperativo adoptar medidas de emergencia.

 

La propuesta de mayor peso apunta a una flexibilización temporal del mercado laboral para buscar la creación de 350.000 empleos y comprende aspectos como pagar a estos empleados el 80 por ciento del salario mínimo, hacer los aportes completos a salud y al seguro de riesgos profesionales, pero no se pagarían los aportes a pensiones o se harán en función de las horas trabajadas.

 

Al mismo tiempo, también señalan que en este caso no se pagarán aportes a las cajas de compensación y la terminación por justa causa de los contratos se haría con una indemnización equivalente a dos días por mes.

 

“Estas condiciones de emergencia solo aplican para nuevos empleos generados por el sector privado a partir del nivel de septiembre de 2020 y hasta que termine la emergencia de la pandemia”, recalca la carta, al recomendar que estas condiciones sean parte de un diálogo entre sindicatos, gobiernos, empresarios y representantes de la población objeto del programa.

 

Igualmente, para crear 500.000 empleos, los economistas apuntaron que debe darse un fuerte impulso a pequeñas obras públicas, formando brigadas en todo el país que reparen vías, cuiden los bosques, refuercen la enseñanza a niñas y niños, pinten y reparen colegios y edificios públicos, ofrezcan conciertos de entrada libre, deportistas que ofrezcan clases, y arreglo y recuperación de parques, entre otros.

 

En estos proyectos tendrían prelación mujeres, jóvenes y mayores que no reciban ayudas del Estado, y los gobiernos locales podrían el 30 por ciento. Y en tercer lugar, la carta propones que través de una aceleración de la inversión pública se puedan crear otros 150.000 empleos, impulsando un número de vías terciarias que hay que mantener, trabajando hasta tres turnos si es necesario.

Fuente: EL TIEMPO


Publicidad