Carlos Andrés Góngora Robles fue hallado sin vida en su casa. El cuerpo estaba amordazado y desnudo. El fatal hallazgo ocurrió en el barrio El Triángulo en Neiva.

Golpes y signos de asfixia presentaba el cuerpo del joven mesero Carlos Andrés Góngora Robles, hallado sin vida en uno de los cuartos de su vivienda en un sector popular de Neiva.

El crimen al parecer ocurrió en la madrugada del domingo anterior en la vivienda del joven ubicada en el barrio El Triángulo en el norte de la capital huilense.

Según las autoridades judiciales, el cuerpo se encontraba desnudo, atado de pies y manos y amordazado. “Al parecer sería un homicidio por motivos pasionales”, manifestó uno de los funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI).

Los investigadores creen que Góngora Robles, de 29 años de edad, fue asfixiado, ya que el cuerpo no presenta heridas ocasionadas con armas blancas o de fuego. Solo tiene hematomas producto de golpes.

Una de las hipótesis de las autoridades sobre el posible autor del asesinato apuntas a una persona conocida o cercana a la víctima, toda vez que las cerraduras de la puerta principal ni de las ventanas de la casa fueron violentadas.

Descartan además que el crimen hubiera sido producto de un robo, ya que las pertenencias de la víctima se encontraban en la casa.

El cuerpo sin vida de Góngora Robles fue trasladado a la morgue de Medicina Legal donde será entregado a la familia en las próximas horas, quienes pidieron a las autoridades investigar a fondo para que den con el responsable del asesinato.

 

 

 

Publicidad