Adriana María Bernal Palencia de 38 años de edad, neivana y destacada estilista profesional, falleció por COVID-19 en la Clínica Medilaser el pasado viernes, luego de 8 días de dar a luz por cesárea a su bebé de 6 meses de gestación, quien afortunadamente sobrevivió y no contrajo el virus.

Todo comenzó el pasado 30 de diciembre –cuenta John Alexander González Polanía, esposo de la nueva víctima fatal de la pandemia- cuando la mujer empezó a presentar algunos síntomas de afección respiratoria por lo cual fue trasladada a urgencias de la Clínica Medilaser donde le prestaron la atención correspondiente y después de realizarle los exámenes pertinentes se determinó que había contraído el COVID-19. “Quedó inmediatamente en observación y posteriormente pasó a Unidades de Cuidados Intensivos por las complicaciones presentadas”.

Un día después, los médicos tuvieron que recurrir a una cesárea de emergencia para salvar la vida de su bebé. “Por las complicaciones del COVID-19 mi esposa no se podía tratar con medicamentos, entonces el 31 de diciembre tocó hacerle la cesárea. Ella no alcanzó a conocer a la nena, porque por cuenta del virus ya estaba sedada e intubada”, narra.

“Mi esposa estuvo luchando por su vida hasta el día viernes 8 de enero, cuando nos dieron la mala noticia  que, aunque venía presentando un cuadro de evolución positivo, no aguantó más”, relata Alexander quien también es positivo para COVID-19 y espera ansiosamente superar el virus para poder visitar a su pequeña hija en la clínica, pues solo la ha visto en fotos.

La pequeña sobreviviente en la pandemia, está en permanente observación en una Unidad de Cuidados Intensivos neonatal en mencionado centro asistencial. Los médicos y enfermeras monitorean sus signos vitales y controlan la temperatura de la termocuna.

En el caso de su hija, Alexander destaca que, pese a que estuvo entubada, “afortunadamente ya le cambiaron el tipo de respiración. Ella está luchando, está luchando mucho, pero se encuentra estable, igual está corriendo con todos los riesgos de ser un bebé prematuro”.

El neivano expresa que, aunque en su familia tienen un protocolo bastante estricto para cuidarse del COVID-19, en la calle hay mucha gente irresponsable que no cree en este virus. “Les digo a las personas que se cuiden, esto no es un chiste. Ya es hora de tomar conciencia frente a lo que está pasando, es un virus que de un día para otro puede ser letal. Nosotros no supimos dónde nos contagiamos, pero lo que sí es una realidad es lo que están viviendo muchas familias, solo basta con ir a áreas críticas de hospitales y clínicas para ver cuántas personas luchan por sus vidas”, asegura, al tiempo que agrega: “mi esposa era hipertensa, sufría de asma, tenía todos los males que ataca muy fuerte el COVID-19, eso le impidió la recuperación”.

Alexander recuerda a su esposa “como una buena mujer, compañera y excelente profesional” y lamenta que el pasado 9 de diciembre cuando cumplían cinco años de aniversario no hayan podido celebrar, pues el COVID-19 le arrebató la vida a Adriana María justo un día antes.

Según la Secretaría de Salud del Huila, durante la pandemia se han registrado 4 muertes de madres gestantes: tres en 2020 y una en 2021.

De acuerdo con el sistema de Vigilancia Epidemiológica, 257 mujeres embarazadas han sido reportadas como casos probables de COVID-19, diez de ellas han requerido atención hospitalaria y cuatro han ingresado a Unidades de Cuidados Intensivos.

 

 

Por Lucía Sánchez

 

Publicidad