Sorprendida con la decisión de una juez de Caldas está la comunidad del municipio de Manzanares luego de conocer que, pese a que un hombre fue capturado y judicializado por acosar a un menor de 13 años, este fue dejado en libertad, aunque vinculado al proceso y a la espera de una sentencia.

La Fiscalía informó que pese a que el sindicado, Wilson Ortiz Muñoz, huyó del municipio cuando supo de las acusaciones, fue capturado en las últimas horas en el vecino municipio de Pensilvania, Caldas.

Una vez cumplido este proceso, la Fiscalía le imputó el delito de actos sexuales con menor de 14 años en concurso homogéneo, pues este -además- le prometió a su víctima regalarle una vaca o un ternero a cambio de que se dejara tocar sus partes íntimas. El hecho fue denunciado por la propia abuela del menor.

“Durante las audiencias, Ortiz Muñoz no aceptó su responsabilidad en el delito endilgado; no obstante, la juez lo dejó en libertad al considerar que no representaba un peligro para la víctima, debido a que esta ya no vive en el municipio”, informó el ente acusador.

De acuerdo con la información, el menor fue sacado del municipio una vez sus familiares se enteraron de lo sucedido. Y es que, según el relato de estos, el hoy procesado llegó a la finca de la familia del menor y fue contratado para hacer reparaciones.

Según lo establecido por las autoridades, un tío del menor de edad -de entonces 13 años- notó mucha confianza entre el trabajador y su sobrino, por lo que comenzó a indagar qué sucedía. Ante la insistencia, el menor le contó que el hombre le habría prometido el animal a cambio de que accediera a sus pretensiones de dejarse tocar sus partes íntimas y no dijera nada.

En las audiencias se conoció que el tío le reclamó a Ortiz Muñoz y este huyó; sin embargo, se formuló la denuncia con base en la cual se pudo adelantar su captura y posterior vinculación al caso.

Se consultó con el abogado penalista, Leimar Mosquera, sobre qué argumentos pudo tener la jueza del caso para dejar en libertad al presunto victimario y este dijo:

“Cuando se solicita la medida de aseguramiento la Fiscalía debe establecer si es con fines de protección a la comunidad o solo a la víctima. Si pidió esto solo para el menor, la juez tiene todo la razón, porque la víctima ya no está en el municipio, la familia está enterada, así que la libertad del sindicado no representa un peligro para él”, indicó Mosquera.

El abogado manifestó, “De igual manera, el hecho de que no esté privado de la libertad no quiere decir que nada pasa, él ya fue vinculado al proceso y seguirá el proceso hasta que llegue una sentencia que lo condene o lo absuelva”, añadió Mosquera.

De acuerdo con el Código Penal colombiano, la pena mínima para este delito es de nueve años cuando el acto ocurrió solo una vez; si fue en más ocasiones, el juez añadirá meses o años de acuerdo a su análisis del caso al tratarse de un concurso de conductas punibles.

Tomado de: El Tiempo

Publicidad