Autoridades de Brasil investigan a una mujer identificada como Josimare Gomes da Silva, acusada de asesinar a su hija de 5 años, sacarle los ojos y la lengua e intentar comérselos.

El abuelo de la menor vio sangre corriendo por el desagüe, detrás de la casa donde vivían, y fue corriendo al baño donde supuestamente la sospechosa tomaba una ducha con la pequeña.

Tumbó la puerta y encontró a la mujer intentando comerse los órganos que le había arrancado a la víctima con unas tijeras.

Según el medio Folha de Alagoas, la madre dijo que la menor estaba poseída y quien había muerto era el demonio que tenía adentro.

Medios brasileros informaron que la mujer padece trastornos mentales y estaba bajo un episodio psicótico cuando cometió el homicidio.

Tomado de: Noticias Caracol

Publicidad