Es desgarrador el relato de un policía que fue víctima de abuso sexual por parte de un compañero en la base del Escuadrón Móvil de Carabineros de Emcar, en Neiva (Huila).

 

Según la togada encargada del caso, el patrullero contó que en el momento de los hechos “siente que apagan la luz, alguien se entra al baño y cuando abre la puerta alcanza a ver que era un compañero de trabajo, patrullero de nombre Stevan Rosero Derazo"

 

Inmediatamente, el policía fue agarrado a la fuerza de frente por su compañero y recibió una amenaza espeluznante. Lo habría amedrentado al asegurar que lo mataría si hacía el menor ruido. "Lo cogió, volteó y lo puso contra el sanitario" y abusó de él.

 

Tras un análisis de estos hechos ocurridos el 12 de noviembre de 2013, una jueza del Juzgado Primero Penal del Circuito de esa ciudad, determinó que la víctima no concedió el acto sexual al que fue sometido por lo que Stevan Rosero Derazo fue condenado a 14 años de prisión por acceso carnal violento.

 

En este sentido, sobre el abusador, a quién lo están buscando para capturarlo tras el dictamen de la condena, se sabe que en el momento del juicio desmintió la versión de su compañero y aseguró que sí sostuvieron una relación sexual, pero con su total consentimiento.

 

Al respecto, la jueza aseguró que, aunque la víctima había consumido un medicamente psiquiátrico al momento de los hechos eso no le quitaba capacidad de reacción o resistencia. Por otro lado, la violencia física y las amenazas que recibió fueron suficientes para que el victimario fuera declarado culpable.

Fuente: La FM


Publicidad