El expresidente Álvaro Uribe reaccionó a la información entregada por la JEP en cuanto a que el número de falsos positivos es tres veces mayor al reportado por la Fiscalía General. Así las cosas, no son 2.248 ejecuciones extrajudiciales, sino 6.402.

“La discusión de cifras es importante porque hay un ocultamiento, hay una insistencia en la Fiscalía de manejar las cifras unas veces de una manera, otras veces de otra de acuerdo conveniencias”, dice Camilo González Posso, director de Indepaz.

El informe de la JEP muestra que el periodo de 2002 a 2008 es el de mayor número de víctimas con el 78% del total y que las zonas críticas fueron Antioquia, costa Caribe, Norte de Santander, Huila, Casanare y Meta

En su informe, además, precisa los órganos militares que podrían ser responsables de esos hechos y señala, entre otros, a la Cuarta Brigada con sede en Medellín, el batallón La Popa de Valledupar, la Segunda División y la Brigada 16.

“Nosotros sabemos que son más de 10.000 casos y los mismos magistrados lo han manifestado, que ellos no van a poder documentar caso por caso”, señala Jaquelin Castillo, representante legal de las madres de falsos positivos.

Álvaro Uribe, quien era presidente en el período citado por la Jurisdicción Especial para la Paz, rechazó el informe. En un documento asegura que desde la JEP buscan desprestigiarlo.

publicidad publicidad