Sergio Lust regresaba de unas cortas vacaciones con su familia en Argentina cuando ladrones armados lo asesinaron, el hombre de 46 años avanzó al cambiar la luz de un semáforo cuando uno de los delincuentes se abalanzó sobre el carro y fingió que había sido arrollado.

El conductor se bajó para ver cómo estaba el supuesto herido cuando aparecieron otros dos hombres que lo amenazaron con robarse el carro, "¡Te doy todo, llévense el auto, pero déjenme sacar a las nenas!", dijo Sergio, según relató su familia, en el carro se encontraban su esposa Agostina y sus tres hijas de 9, 4 y 2 años.

Sin embargo, el ladrón que estaba en el piso le disparó. Herido, Sergio regresó al vehículo e intentó huir, pero los hampones volvieron a accionar el arma y el tiro le dio en la cabeza, causándole la muerte.


Su pie se quedó pegado al acelerador y aunque su esposa, que iba en la parte de atrás, intentó mantener el control, el carro avanzó varias cuadras y terminó estrellándose violentamente contra un poste y otro automotor.

La familia de Sergio sufrió contusiones que no fueron de gravedad, la viuda manifestó que a su esposo “Lo mataron por nada”.

Los tres presuntos asesinos fueron capturados horas después.

 




Publicidad