Un hecho insólito ocurrió en Tulamba, en la provincia de Punyab, en Pakistán, un doctor de un hospital privado que atendió un parto de un bebé, habría vendido al recién nacido porque sus padres no tenían dinero para pagar la cuenta.

Según información de medios internacionales, cuando los padres notificaron al personal del hospital que no tenían dinero para saldar la cuenta, el doctor les sugirió a los padres vender al bebé pero ellos no habrían accedido.

Sin autorización de los padres, el doctor arrebató al bebé y lo vendió.

Los padres del recién nacido notificaron a la Policía del hecho y las autoridades allanaron el establecimiento clínico para corroborar la denuncia.

El doctor fue capturado pero, según reportes de medios locales, habría sido liberado.

El bebé fue recuperado y ya se encuentra con sus padres biológicos.

Publicidad