El hombre identificado como Robinson Bernal perdió un dedo de su mano izquierda en horario laboral, la familia del afectado manifiesta que tuvieron que pasar más de 24 horas para realizarle una intervención médica.

Hermana del afectado comenta  que en el centro médico le dijeron que lo de su hermano no era una urgencia vital, que no se estaba muriendo y que no había cirujano disponible sino hasta el otro día a las 7:30 de la mañana, que debían esperar.

Esta familia desde que llegaron a la clínica tuvieron que pedir ayuda a los comerciantes del sector para que les prestaran una nevera y tener el dedo en refrigeración para evitar su descomposición, ya que en la clínica no les quisieron recibir el dedo para su debido protocolo que se hace en estos casos, la enfermera con la que tuvieron contacto les manifestó que dejarán  el dedo con el hermano, que ellos mirarían si preservaban el dedo, pero que igual ya no se podía hacer nada, que esa parte de su cuerpo ya la había perdido.

Por otro lado la Clínica del Occidente en Bogotá donde se presentó este caso, dio un comunicado oficial, manifestando “Debido a la complejidad de la herida que sufrió a los riesgos asociados, lamentablemente no era candidato  para un reimplante. Adicionalmente se programó para un procedimiento de cirugía plástica debido al compromiso de tendones, fascia y por el compromiso vascular. Dicho procedimiento no correspondía a una urgencia vital  y se realizó la cirugía el sábado en la tarde”.   


publicidad