Un joven que tuvo que trabajar como recolector de basura para poder pagar sus estudios, fue admitido a la escuela de derecho de la prestigiosa Universidad de Harvard. Según reportes se pasó años trabajando como basurero en la empresa Bates Trucking & Trash Removal para así poder pagar sus clases en la Universidad.

Desde temprana edad, el americano Rehan Staton enfrentó graves problemas financieros, el abandono de su madre e incluso en su adolescencia tuvo una lesión en un hombro que le impidió convertirse en boxeador profesional. 

El joven estudiante de 24 años dijo que su progenitor luchó para criarlo a él y a su hermano mayor, Reggie, como padre soltero y recordó que en ocasiones le faltaba dinero para la comida y pagar la electricidad.

Los compañeros de trabajo de Staton vieron su potencial y lo estimularon a que siguiera  estudiando. Su amigo Brent Bates, hijo del dueño de la compañía de basura, lo ayudó a ponerse en contacto con un profesor de la Universidad Estatal de Bowie, en Maryland, para que lo ayudara a entrar en ese recinto tras apelar previos rechazos en otras escuelas.

Al final de su segundo año universitario en Bowie, una universidad pública, Staton decidió que quería estudiar leyes. Fue entonces que aplicó para ir a la escuela de derecho de Harvard.

El joven comenzó las clases en Harvard para el año 2020 y con la ayuda de una cuenta de GoFundMe para recaudar fondos para su matrícula, Staton cuenta con un monto de $80,000.

"Cuando miro hacia atrás a mis experiencias, me gusta pensar que saqué lo mejor de la peor situación", cada tragedia que enfrenté me obligó a salir de mi zona de confort, pero tuve la suerte de tener un sistema de apoyo que me ayudó a prosperar en esas dificultades" concluyó el joven.


 

 

publicidad publicidad