Murió Erika Gisell Parada Moyano, de 20 años de edad, madre del neonato que fue encontrado sin vida y con aproximadamente 10 heridas de arma blanca en tórax y abdomen.

El recién nacido fue hallado por las autoridades envuelto en sábanas y dentro de una bolsa plástica en una vivienda en la vereda de Canaguaro, en el municipio de Granada el pasado 10 de febrero en un hecho que conmocionó a la comunidad del Meta.

La mujer estaba siendo atendida en el hospital Departamental de Granada y hasta el último momento negó haber estado embarazada, pero los exámenes médicos determinaron que tuvo un embarazo a término de tiempo completo con parto espontáneo.

Autoridades avanzan la investigación sobre el caso del cual la mujer fallecida era la principal sospechosa en el homicidio de su hijo recién nacido.

Tomado de: El diario del llano

 

publicidad publicidad