La vacuna es la esperanza, pero la amenaza del covid sigue latente y prueba de ello es una triste historia ocurrida en La Unión, Antioquia, donde dos adultos mayores, contagiados con coronavirus y con 66 años de feliz matrimonio, murieron en un mismo hospital y con tan solo una hora de diferencia.

Graciela no encuentra consuelo, tampoco explicación. La enfermedad que agobia al planeta se llevó a sus papás. "Muy duro despedirlos a los dos", dijo la hija de la pareja.

Aquilino Botero, de 84 años, y su esposa Teresa Botero, de 82, no soportaron el agresivo virus. El teléfono de la casa sonó dos veces, era el hospital donde habían sido internados 10 días atrás. Fueron dos punzadas directas al alma de esta familia campesina.

"Y ya que mi papá fue el que se murió a las nueve y ya a la hora nos llamaron que mi mamá también había fallecido", expresó Graciela.

Aquilino y Teresa fueron inseparables. Se casaron en 1954 y tuvieron 12 hijos, siete nietos y dos bisnietos, juntos hasta el final.

"Inclusive estuvieron en la UCI, mi papá en la 103 y mi mamá en la 104. Ellos se veían por un vidrio los dos", manifestó su hija.

Con Aquilino y Teresa ya son 26 las personas que han muerto por covid-19 en este municipio del oriente antioqueño. Ellos estaban en la lista prioritaria del plan de vacunación, pero no hubo tiempo.

"A mí fue la que me llamaron, que ellos habían salido favorecidos para la vacuna", aseguró Graciela.  Pero el destino marcaría otro camino y la pareja sigue unida, pero más allá.

Tomado de: Noticias RCN

Publicidad