En el corregimiento de Playa Rica, municipio de El Tambo, en el occidente del Cauca, la comunidad se reunió para expulsar, nuevamente, a las tropas del Ejército Nacional que llegaron en las últimas horas a esa zona.

En medio de una protesta, los habitantes aseguraron que expulsarán las veces que sean necesarias a los militares pues no aceptarán la erradicación forzada y lamentaron que el Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, PNIS, no se haya ejecutado.

Los miembros de la Fuerza de Despliegue Rápido, Fudra, Número Cuatro de la Tercera División llegaban al sector a realizar operaciones, sin embargo, los civiles se congregaron y los obligaron a salir.

Camilo González Posso, presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, aseguró que la situación en municipios como este, requiere una atención especial y no solo la estigmatización del Gobierno y los mandos militares.

González reiteró que son cerca de 300.000 familias las que están inmersas en estas economías, pero que la mayoría de ellas ha manifestado, a través de documentos firmados, la voluntad de entrar en planes concertados de sustitución.

 

Es de recordar que el Ejército Nacional ha señalado que sus protocolos han permitido afrontar este tipo de escenarios sin que se registren situaciones lamentables con los civiles.

Asimismo, ha insistido en que los campesinos son amenazados por los grupos armados ilegales para que efectúen este tipo de prácticas.

 

Publicidad