Uno de los mayores temores que enfrentan las mujeres a la hora de quedar en embarazo es la violencia obstétrica que se presenta en algunos casos, según han denunciado decenas de mujeres.

Por ello, el representante del Partido Liberal a la Cámara, Juan Fernando Reyes Kuri, presentó un proyecto de ley que busca permitir que las mujeres gestantes puedan elegir si su parto lo quieren en una clínica o en su casa.

Para ello, el Ministerio de Salud deberá crear una guía de práctica clínica, que se establezcan lineamientos generales para la práctica de parto en casa, así como las responsabilidades, derechos y deberes de los actores involucrados en este proceso, obligando a las instituciones prestadoras de servicios de salud a informar a las mujeres gestantes sobre la posibilidad de elegir el parto en casa como una alternativa científicamente viable, segura y que su elección sea autónoma e informada.

Se incluirá el fomento a la formación de matronas, por medio de programas académicos dirigidos a profesionales del sector de la salud en las condiciones que defina el Gobierno nacional.

Así mismo, este proyecto considera la existencia legal de parteras tradicionales, e incluye el respeto a sus prácticas tradicionales. La guía de práctica clínica incluirá un modelo de certificado único que las matronas otorgarán a los padres del recién nacido, para su inscripción en el Registro Civil y para el reconocimiento de las licencias de maternidad y paternidad.

Con este proyecto se busca, según dijo Reyes Kuri, asegurar “una buena calidad en la atención a las mujeres embarazadas, atención digna y atenta al reconocimiento de las diferencias y preferencias de cada mujer, de su libertad para decidir, y sobre todo de su autonomía reconociendo su deseo y derecho para tomar sus propias decisiones en lo que respecta a su maternidad en todas sus fases”.

Los costos derivados de la atención, cuidado y asistencia del parto en casa deberán ser incluidos dentro del plan de beneficios de salud. Las instituciones prestadoras de servicios de salud, tienen la obligación de informar a la mujer gestante sobre la posibilidad de elegir el parto en casa como una alternativa científicamente viable y segura.

La iniciativa debe superar cuatro debates para convertirse en ley.

Tomado de: El tiempo

Publicidad