Una menor de edad vive un verdadero viacrucis en Bogotá luego de haber sido víctima de abuso sexual al interior de un vehículo. Mediante una plataforma digital solicitó un servicio. Cuando se subió al carro, el conductor empezó a hacerle comentarios inapropiados y, posteriormente, la tocó.

Ella y su madre se llenaron de valor para denunciar lo sucedido, pero se encontraron con un sinnúmero de trabas a la hora de interponer la denuncia en la Fiscalía.

Cuando el conductor del vehículo empezó a tocarla, su reacción fue contactarse con sus amigos vía WhatsApp y poner una publicación en Instagram, la cual fue objeto de todo tipo de reacciones.

“La publicación fue blanco de comentarios, muchos me apoyaron y muchos otros me culparon. La publicación duró un día y luego Instagram la borró por contener información personal”, comentó la menor de edad a la que se le reserva su identidad.

En sus explicaciones, la red social aseguró que eliminó el post porque contenía datos personales. Un equipo periodístico de Noticias Caracol logró que la denuncia en la red social volviera a subirse.

 “Hablé con una señora y me pidió que contara los hechos. Cuando le dije que el señor tuvo contacto físico me comunicó a emergencias, me brindaron cierto acompañamiento y me dijeron que llamara a Línea Púrpura, allí me orientan para poner la denuncia y me dicen que para poder hacerlo necesito saber la dirección del acosador, porque necesitan notificarle que está siendo denunciado. En la aplicación me dijeron que no podían darme ningún dato del señor pues tenían que guardar los datos del conductor”, relató la víctima.

Por otro lado, la madre de la adolescente abusada narró el viacrucis que tuvo que atravesar para interponer la denuncia ante la Fiscalía.

“El domingo 31 de enero de 2021 ella me comentó lo que había sucedido, empecé a buscar los mecanismos para instalar la denuncia. Fue hasta el miércoles cuando pude instalar la denuncia en la Fiscalía en horas de la tarde. Fueron tres días angustiosos, sentí impotencia como madre de no poder hacer nada”, contó la progenitora.

A las dos de la tarde llamamos a la Fiscalía y después de hora y media nos contestaron. Terminaron a las 5:30 de la tarde instaurando la denuncia”, concluyó la mujer.

Tomado de: Noticias Caracol

Publicidad