Un barco que se encontraba frente a las costas de España comenzó a hundirse ante la mirada de la Policía y la Guardia Costera que lo interceptaron en una operación antidrogas.

Esta embarcación llevaba siete días navegando desde Santa Marta, Colombia, lugar donde zarpó el 17 de febrero. A bordo llevaba cinco toneladas de cocaína.

Al momento de verse sorprendidos, los tripulantes decidieron hundir la nave con la cocaína; lo que obligó a las autoridades españolas a apresurar la intervención.

“Vamos a seguir haciendo todo ese trabajo de interdicción, de intercambio de información, para poder contrarrestar este tráfico trasnacional de drogas ilícitas y poder conocer las organizaciones que vienen comprando aquí Colombia para distribuir a nivel internacional", dijo el general Herman Bustamante, director antinarcóticos.

Nueve personas fueron capturadas y tres de las cinco toneladas fueron incautadas antes de que la embarcación de hundiera.

Publicidad