Un patrullero de la Policía recibió una grave herida con machete que le amputó una mano, en momentos en que intentaba controlar una riña entre dos familias en el sur de Bogotá.

El caso se registró en el barrio Aguas Claras de la localidad de San Cristóbal, cuando varias personas se enfrentaban con piedras, palos y machetes.

“Mi hermano alcanza a agarrar a uno de ellos y este le manda un machetazo para acabar con su vida, para no dejarse él interpone su mano”, relató la hermana del uniformado herido.

Las personas que protagonizaban la riña, incluido el que atacó al policía, fueron capturadas, pero fueron dejadas en libertad por tecnicismos.

El patrullero, según su familia, está afectado psicológicamente y siente que no ha recibido el suficiente respaldo.

Tomado de: Blu radio

publicidad publicidad