Una madre de familia fue encarcelada tras descubrirse que había mantenido relaciones sexuales con menores de 12 y 13 años de edad, quienes eran amigos de su hija.

La mujer de 38 años fue acusada y declarada culpable de agresión sexual de primer grado, según la Oficina del Fiscal del Condado de Sarpy.

Los abusos ocurrieron entre 2017 y 2018. Según el diario ‘The New York Post’, la mujer identificada como Christina Greer, de Nebraska, Estados Unidos les dio gomitas de osos con alcohol y marihuana a los menores de edad cuando iban a quedarse a su casa por las pijamadas que organizaba su hija.

Tristemente, de ese modo se aprovechó de los niños, luego les pidió que borraran cualquier prueba de sus celulares y que no dijeran nada.

"Estos niños demostraron mucha valentía y fortaleza al testificar y confrontar a su abusadora", dijo Michael Mills, uno de los fiscales al mando del caso, en un comunicado oficial compartido por la Oficina del Condado de Sarpy, publicado el pasado 10 de marzo.

La situación legal de Greer se resolverá el 19 de abril de este año y podría enfrentar una condena de entre 45 años de prisión y cadena perpetua. Mientras tanto, se encuentra recluida.

Tomado de: Caracol noticias

 

Publicidad