Esposado y custodiado por agentes del CTI fue sacado de la sede de la Fiscalía, en el municipio de Soledad, Atlántico, el locutor Rubén Villa, luego de que durante una audiencia virtual un juez de control de garantías lo enviara a la cárcel por golpear a su expareja Karen Molinares.

Decenas de personas que esperaban a las afueras de la Fiscalía celebraron la decisión del togado.

“Es un ejemplo para que la demás gente aprenda que a las mujeres no se maltrata de esa manera. Ojalá y no salga, toda la vida detrás las rejas”, comentó Argemiro Ordóñez.

El locutor Villa fue capturado una semana después de que agrediera brutalmente a su excompañera en un establecimiento comercial en el municipio de Soledad, Atlántico, y a un hombre que la acompañaba.

Al ingresar a la URI en Barranquilla pidió perdón a sus víctimas: “que Dios me las bendiga, de una mujer nací, tengo hijas, perdónenme mujeres, las quiero mucho”.

Villa aceptó los cargos imputados por la Fiscalía y ahora deberá cumplir la medida intramural en la cárcel Modelo de la capital del Atlántico.


 

Publicidad