Con un lenguaje machista elevado a la máxima potencia, Rubén Villa, un locutor de una emisora, trató de defenderse del ataque de que ha sido objeto en redes sociales a raíz de la brutal agresión a una joven, de quien dijo era su ex.

En un audio que publicó inicia con el saludo “Dios me los bendiga y me los guarde”.

Seguidamente da rienda suelta a un discurso largo sexista y tratando de aclarar que “mi vida personal sigue siendo mi vida personal”, sin tener en cuenta de que por ser locutor es una persona pública y que ese tipo de actos en un lugar como en el que sucedió “son más públicos”.

Pese a lo que muestra el video, Villa asegura no “ser un guache” y añade que nunca había golpeado a una mujer.

Además, que de eso podían dar fe las otras “49 novias” que ha tenido en Santa Lucia - Atlántico, dice el locutor presumiento de un supuesto récord.

“No porque me crea el machoman, pero ninguna puede decir que le he levantado la mano”, añade, indicando también que da esa cifra porque a raíz del episodio, para defenderse “se puso a contarlas”.

Es más, añade, que esa cifra no es sorpresa “porque en Barranquilla tuvo más del triple de las novias que ha tenido en Santa Lucía".

"No voy a dejar  a la señorita Molinares (Karen) “como un zapato”, pero revela intimidades de él con la joven.

El locutor señala además que por ese episodio “nadie me va a votar por mi trabajo”.

A raíz de los ataques locales, Rubén Villa se lanza contra el pueblo por lo que llama “una corronchera”: “Lo que le interesa a Santa Lucía es el chisme”, añade. Finalmente señala que el video en el que se le ve atacando a la joven es “de pacotilla y una porquería”.

Tomado de: Zona cero

 


Publicidad