Así fue el caso de Claire Wiseman, una ciudadana inglesa, de 27 años, quien solamente se dio cuenta que estaba embarazada en el momento cuando iba a dar a luz.

Por primera vez habla, lo que vivió hace casi tres años al tener a su primer hijo.

A mediados de abril de 2018, la mujer no se había dado cuenta de su estado de embarazo debido a que seguía menstruando, estaba tomando pastillas anticonceptivas y, además, nunca notó un cambio físico que la llevara a pensar que albergaba una vida en su vientre.

Sin embargo, un día la mujer se despertó a causa de unas contracciones muy fuertes. Su mamá le planteó la posibilidad de que podía venir un bebé en camino.

“Le dije que era imposible, pues estaba tomando anticonceptivos y además me llegaba el periodo (...) luego puse mi mano entre mis dos piernas y sentí que estaba saliendo una cabeza”, comentó.

La mamá de Wiseman tuvo que dirigir el parto.

“De repente, mi mamá empezó a gritarme y me dijo que pujara. Minutos después nació mi hijo”, indicó la mujer recordando aquel momento de desconcierto.

Luego de dar a luz, la nueva madre y su hijo fueron trasladados al Hospital Jhon Radcliffe, de la ciudad de Oxford, en Inglaterra, el bebé nació con un peso de 3.48 kilogramos en el piso de la cocina.

Una vez internados y evaluados, el bebé pudo ser visto por otros seres queridos y por su progenitor, quien por ese entonces era el novio de Wiseman, 

Ellos se casaron poco tiempo después de la insólita llegada de su primogénito

“Ben (papá de la criatura) me llamó y me dijo que me mantuviera positiva y que todo estaría bien (...) al principio no fue fácil, pues tenía miedo y no quería ver al bebé. Inclusive, hablé con mi pareja sobre el tema de ponerlo en adopción, pero después de tenerlo en mis brazos me enamoré de él. Era el niño más bonito que había visto y todas mis preocupaciones se fueron”, afirmó Wiseman.

El pequeño recibió el nombre de Finlay. En la actualidad tiene 2 años y 11 meses.




Publicidad